Preguntas frecuentes sobre las rondas

El objetivo principal en LoR es destruir el nexo de tu contrincante mientras defiendes el tuyo propio de sus ataques. Aunque parezca sencillo, las posibilidades de ataque y defensa son infinitas.

¿Qué son las rondas?

En una ronda, ambos jugadores realizan al menos una acción, como jugar alguna carta de la mano o atacar. Al comienzo de cada ronda, tú y tu oponente robaréis una carta cada uno y recargaréis todas las gemas de maná. Se pueden reservar hasta 3 de maná de la ronda anterior, ¡pero solo sirve para jugar hechizos! La ronda termina cuando ambos jugadores han pulsado el botón sin realizar ninguna acción (o si han activado el pase de turno automático).       

¿Qué ocurre en cada ronda?

La persona que ataca al comienzo de cada ronda realiza la primera acción. Si empiezas defendiendo, actuarás en segundo lugar y no podrás atacar durante la ronda (a menos que una habilidad o un hechizo te otorgue la ficha de ataque).

Al realizar la primera acción durante la fase de ataque, puedes atacar con unidades en la retaguardia, jugar un hechizo o invocar otra unidad. Para jugar una carta, arrástrala desde tu mano al tablero. ¡Pero no te descuides! Una vez que has llevado a cabo una acción, tu contrincante tendrá la oportunidad de responder. Puede que la mejor estrategia sea atacar en cuanto comience la ronda: si invocas una unidad mientras tu oponente no dispone de nada con lo que defenderse, tendrá la ocasión de invocar una unidad para bloquear el ataque.

Para atacar al rival, arrastra las unidades de la retaguardia al campo de batalla. El botón cambiará de PASAR a ATACAR. También tienes la opción de jugar una carta de hechizo de tu mano. Cuando estés listo para lanzar el ataque, haz clic en el botón.

Ahora, tu oponente tendrá la ocasión de responder al ataque: puede bloquear, o bien jugar un hechizo veloz, una ráfaga de hechizos o cualquier combinación de estos. A continuación, deberá pulsar el botón para confirmar su defensa. Si se juega alguna carta de hechizo, se activará antes de que las unidades empiecen a luchar. Si hay varios hechizos sobre el tablero, se activarán uno a uno, de izquierda a derecha. Entonces, las unidades (atacantes y bloqueadores) empezarán a pelear. Las unidades supervivientes volverán a la retaguardia. ¡Las unidades atacantes que no consigan bloquearse golpearán al nexo!

Llegados a este punto, ya has gastado el ataque de esta ronda, pero aún puedes jugar cartas (siempre y cuando tengas maná). Los jugadores realizan acciones alternándose hasta que ambos pasen y finalice la ronda.

Una vez finalizada la ronda, los jugadores se intercambian los papeles de ataque y defensa. Si atacaste en la ronda anterior, ahora tendrás que defenderte. En otras palabras, tu rival llevará a cabo la primera acción y cuenta con la ficha de ataque activa. ¡No bajes la guardia!

¿Qué puedo hacer si es mi turno para atacar?

Puedes colocar unidades de tu mano en la retaguardia, atacar al nexo enemigo con unidades o hechizos, o bien jugar hechizos con todo tipo de efectos.

He conseguido deshacerme de una unidad que me bloqueaba, ¡pero mi unidad en ataque no ha golpeado al nexo!

¿Ves esa caja azul? Indica que tu unidad ha quedado bloqueada esta ronda. Una vez que se establece una unidad en la posición de bloqueo, tu atacante quedará bloqueado por esa unidad y no golpeará al nexo enemigo esta ronda aunque consigas hacerla desaparecer.

La excepción

Si la unidad en ataque tiene Abrumar, ¡golpeará al nexo enemigo y le infligirá el daño total!

 

image__4_.png

¿Qué puedo hacer si es mi turno para defender?

No puedes atacar al nexo enemigo, a menos que tengas una ficha de ataque activa, ¡pero eso no significa que estés indefenso! Juega unidades y hechizos para protegerte, o bien entorpece a las unidades del rival. ¡Aprovecha cualquier oportunidad para frustrar sus planes!

Nota

Antes de que tu contrincante tenga ocasión de atacar a tu nexo, puedes determinar qué unidades enemigas quieres bloquear colocando tus unidades frente a ellas en el campo de batalla. ¡Saber cuándo conviene defender y cuándo es mejor sacrificar la vida del nexo puede ser la clave para sobrevivir y asestar el golpe de gracia!

 

¿Fue útil este artículo?

¿No encuentras lo que buscas?

¡Estamos aquí para ayudaros, ya sea algo técnico o sobre comportamiento! ¡Envía una solicitud! Si no se la come un poro, te responderemos en breve.

/ Enviar una solicitud